miércoles, 7 de diciembre de 2016

Rehogado de lentejas




Esta receta de mi madre, es una forma diferente de comer lentejas. Así variamos de vez en cuando y como son sin caldo, en lugar de comerlas con cuchara las podemos comer con tenedor.

Guisamos unos 150 gramos de lentejas ( si son de Lanzarote mucho mejor) con sal y 1 hoja de laurel.

Mientas se hacen las lentejas, ponemos en una sartén 1 cebolla grandita picada como para sofrito con media cuchara de aceite, cuando está bien pochada, añadimos unos 50 gramos de jamón serrano y otros 50 gramos de chorizo, todo bien picado y se rehoga todo junto.

Por último, mezclamos todo, le damos unas vueltas sobre el fuego y listo. Por encima se le añade 1 huevo duro picado y queda más rico todavía si se le ponen unos coscorrones (daditos de pan frito).


domingo, 28 de agosto de 2016

Caponata

Hoy traigo un plato italiano de verduras, la receta la conocí por una prima que ha vivido varios años en Italia.

Hay varios motivos por los que decido qué recetas publicar, en esta ocasión es porque últimamente la he hecho varias veces y en todas las ocasiones me han pedido la receta. Me alegra acertar con los platos que hago y que los demás quieran cocinarlos.

Siempre que he hecho la caponata ha sido para bastante gente, la he llevado a varias comidas y cenas. Es ideal para acompañar carnes, barbacoas y como aperitivo sin más.  Si van a ser pocos comensales, mejor reduce las cantidades.

Empezamos partiendo 1 kilo de berenjenas en dados no muy pequeños, yo siempre pelo la berenjena, la ponemos con sal en un colador, con esto nos aseguramos que suelta el amargor, también es verdad que últimamente es raro encontrar una berenjena amarga. Troceamos también 1 ó 2 cebollas, 1 rama de apio (este lo pico muy finito), 1 pimiento rojo, (en la receta pone opcional, así que yo muchas veces no lo pongo) y 1/2 kilo de tomates, que también me gusta pelarlos.

Ponemos en una sartén grande un chorro de aceite de oliva, las berenjenas, las cebollas y el apio, les damos unas vueltas a fuego fuerte, añadimos el pimiento rojo y el tomate, bajamos el fuego y dejamos que se cocine unos minutos, no me gusta dar tiempos porque no todos los fuegos tienen la misma intensidad y tampoco tenemos los mismos gustos en cuanto a la cocción de la verdura, a mi me gusta que quede hecha pero que no se deshaga. Cuando faltan unos minutos para apagar el fuego, escurrimos una lata de aceitunas negras deshuesadas y se las echamos, también una cuchara de alcaparras. Subimos otra vez el fuego, diluimos 2 cucharas de azúcar en medio vaso de vinagre, se lo ponemos y dejamos que se evapore, ya podemos retirar del fuego.

Con la sal que uso para que la berenjena suelte el amargor para mi es suficiente, pero al final puedes probarlo todo y rectificar si es necesario.

La receta pone que en Sicilia, a veces lo sirven con almendras laminadas por encima pero, yo no lo he probado.

Lo ideal es hacerla la noche antes y comerla a temperatura ambiente, yo solo la meto en la nevera si me sobra y va a pasar otro día.

Anímate a hacerlo y cuéntame que tal....







domingo, 31 de julio de 2016

Flan





Esta es la receta de flan que se ha hecho siempre en mi casa, creo que no es la convencional pero gusta mucho y además es muy fácil.

Empezamos haciendo el caramelo, cubrimos, con azúcar el fondo de una sartén anti adherente, le ponemos unas gotas de agua y dejamos que se haga sin tocarlo para nada, como mucho moveremos la sartén por el mango para ir desasiendo los grumos de azúcar que puedan formarse.

Ponemos el caramelo en el molde e intentamos que cubra el fondo y las paredes, hay que tener muchísimo cuidado porque las quemaduras de caramelo son horribles, lo digo por experiencia ;-( .

Ahora ponemos en un bol 1 bote de 370 gramos de leche condensada, 1 medida del mismo bote de leche fresca y 4 ó 5 huevos, batimos con la minipimer y lo vertemos en el molde sobre el caramelo.

Lo ponemos en la olla a presión y después de que salga el vapor, lo dejamos a fuego medio 15 minutos.


Solo queda dejarlo enfriar, desmoldarlo y comerlo...

sábado, 18 de junio de 2016

Tiramisú de frutos rojos




Hace unos meses estuve en Florencia, uno de los días comimos en el mercado de San Lorenzo y de postre probamos un tiramisú clásico y otro de frutos rojos, ambos servidos en vasos y que estaban riquísimos. En la última cena comentamos que una vez en Lanzarote podíamos reunirnos y hacer una comida italiana, yo dije que llevaría algo de postre, me atreví e hice este tiramisú de frutos rojos a mi manera y después de haberlo hecho varias veces y llevarme tantos halagos, quiero compartirlo con ustedes.

Consta de varias elaboraciones.

- Mermelada de fresas o de frutos del bosque.
- Bizcochos de soletilla.
- Crumble.
- Crema de mascarpone.

La mermelada, los bizcochos y el crumble se pueden hacer 2 ó 3 días antes. Del crumble sale bastante cantidad, a mi me sirvió para 2 veces, bien guardado lo tuve casi 15 días.

La crema de mascarpone siempre la hago el día anterior. El día que lo vamos a comer monto el postre 3 ó 4 horas antes de comerlo y durante ese tiempo lo mantengo en la nevera.

Empezamos por hacer una mermelada de frutos del bosque. Ponemos en un cazo 1/2 kilo de fresas ó frutas del bosque congeladas con 250 gramos de azúcar y lo dejamos unas horas hasta que se descongele. Justo al ponerlo al fuego añadimos una manzana verde sin pelar,  cortada en cuartos, ayuda a espesar sin tener que añadir pectina ni agar agar, idea que cogí de la receta de mermelada de fresas  de Sonia de blogexquisit.blogs.ar-revista.com. Cuando terminamos de hacer la mermelada, la trituramos con la minipimer, la guardamos en un bote en la nevera y nos aguanta bastante tiempo.

Seguimos con unos bizcochos de soletilla , siempre hago la receta de webosfritos.com y normalmente los hago el día anterior. Si lo voy a servir en los vasitos individuales, como los de la foto, hago los bizcochos redondos y si lo voy a montar en una hondilla grande, los hago con la forma normal del bizcocho de soletilla. Una vez están fríos los guardo en una lata o envueltos en papel de aluminio.




El toque crujiente se lo damos con un crumble que haremos mezclando, hasta que quede como arena gruesa, 100 gramos de harina, 100 gramos de harina de almendras o almendras molidas, 100 gramos de mantequilla, que esté bien fría y 50 gramos de azúcar. Extendemos sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear y a 200º hasta que esté dorado, aconsejo que de vez en cuando, abramos el horno y mezclemos con un tenedor, sobre todo porque los bordes se van tostando antes que el centro.

Sólo nos falta la crema de mascarpone, que yo siempre hago la noche anterior. Empezamos por poner a remojar en agua fría, unos 10 minutos, 2 hojas de gelatina. Mientras calentamos bien, sin necesidad que hierva, en un cazo, 50 gramos de nata con 50 gramos de leche,  añadimos la gelatina remojada pero bien escurrida, apartamos del fuego, removemos con una barilla o un tenedor, para que no queden grumos y la ponemos en un cuenquito para que se enfríe ( aprovecha una de las tarrinas del mascarpone que ya habrás vaciado).

En el bol de la batidora ponemos 500 gramos de mascarpone con 300 gramos de azúcar y mezclamos bien durante unos 5 minutos, agregamos la gelatina con nata y leche que tenemos enfriando y 250 gramos de nata para montar, cuando empieza a tener aspecto de montada ya la pasamos un recipiente que podamos tapar y reservamos en la nevera hasta el día siguiente.

El día que nos lo vamos a comer, sólo nos queda trocear unos 250 gramos de fresas y montar todo.

Empezamos poniendo, en la base de la fuente dónde lo vamos a servir, unas cucharadas de la crema de mascarpone, cubrimos con bizcochos y untamos con la mermelada, volvemos a poner mascapone, bizcochos, mermelada y así varias capas de cada cosa. La última será de crema de mascarpone y las fresas cortadas encima, también podemos usar unas frambuesas, arándanos....

Terminamos espolvoreando con el cumble y lo ponemos a enfriar. Después de unas horas en la nevera ya lo podemos servir....

Espero que te decidas a intentar hacerlo, ya verás que es mucho más fácil de lo que parece...




jueves, 2 de junio de 2016

Empanada

Como he comentado otras veces, mi familia es muy grande y a todos nos gusta mucho comer bien y esta receta de empanada de mi madre, siempre ha sido habitual en las comidas familiares, aunque ahora hacía tiempo que la teníamos algo olvidada.

Pongo fotos de distintas veces para que vean que se puede acabar de varias formas. Mi madre siempre la adorna con las tiras de la misma masa y yo, muchas veces la termino con sésamo y semillas de amapola, me resulta mucho más rápido.  





Podemos hacerla con masa comprada, puede ser masa brisa u hojaldre pero yo, prefiero hacer la masa, tampoco se tarda mucho más.

Los ingredientes para la masa son, 1 vaso de aceite, 1/2 vaso de vino blanco y 1/2 vaso de agua, 1 cucharita de sal y la harina que admita, yo suelo usar unos 400 gramos.  

Da la casualidad que en el libro básico de la thermomix viene una receta de masa prácticamente igual, la del libro no lleva vino. Entonces uso los tiempos de la thermomix y hago en ésta el primer amasado, luego lo paso a la mesa, termino de amasar y estiro.

Para el refrito, ponemos en una sartén grande unos 300 gramos de cebolla bien picada, un poco de sal y aceite, yo voy poniendo aceite según vaya necesitando, añadimos 3 ó 4 dientes de ajo bien picados también, cuando la cebolla y los ajos están bien pochados, echamos una lata de tomate crudo triturado de 400 gramos ( no tomate frito ), ahora debemos tener paciencia y dejar que el sofrito se haga a fuego medio, revolviendo de vez en cuando, sobre todo para evitar que se pegue. 

Estiramos un poco más de la mitad de la masa y cubrimos una bandeja grande de horno, puede ser una bandeja de aluminio desechable o la bandeja del horno, si usamos ésta, ponemos papel de hornear y así nos será más fácil pasarla a otra bandeja después de sacar del horno.

Mezclamos el refrito con unos 300 gramos de atún en aceite y lo repartimos bien sobre la masa, encima ponemos 4 ó  5 huevos duros en rodajas y unos 250 gramos de pimientos de piquillo en tiritas (muchas veces los compro ya en tiritas). Mi madre le ponía chorizo Revilla en lonchas finitas pero, como no gusta a todos, ya no se lo pongo.

Estiramos lo que nos queda de masa, cubrimos y sellamos bien con la masa de la base. Llega el momento del decorado, pincelamos bien con huevo batido y ponemos sésamo, semillas de amapola y/o tiritas de masa, si ponemos masa, hay que volver a pincelar con el huevo batido.

Debemos tener el horno precalentado a 190º y horneamos hasta que veamos que está hecha, el tiempo depende del grosor de la masa. Yo suelo ponerla unos 30 minutos en la parte baja del horno para que la base se haga bien, luego la pongo de mitad hacia arriba y espero a ver que está bien dorada.

Para mi lo ideal es preparar el refrito y endurecer los huevos el día anterior y los reservarlos en la nevera. El día que la vamos a comer, preparamos la masa, montamos la empanada, la horneamos y cuando vamos a comerla estará casi fría. Como casi siempre es para alguna comida familiar, creo que nunca la he comido caliente, pero creo que está rica a cualquier temperatura.



domingo, 10 de enero de 2016

Habichuelas compuestas






Ayer vi estas habichuelas en el supermercado y recordé que, es una de las recetas que tenía pendientes de publicar, así que hoy hice estas habichuelas compuestas. Es una receta que mi madre ha hecho siempre, muy buena como entrante o para acompañar un buen filete de carne, por ejemplo.
Empezamos quitando los extremos y partiendo las habichuelas, en este paquete venían 300 gramos. Las ponemos en un cazo con agua, que las cubra y sal y las hervimos hasta que estén algo tiernas, al final se van a guisar un poco más.



Mientas se guisan las habichuelas, hacemos un refrito, con una cebolla mediana, dos dientes de ajo (me olvidé de ponerlos en la foto) y dos tomates maduros. Para un buen refrito, primero la cebolla debe pochar bien, el ajo se puede cocinar a la vez, luego añadimos el tomate rallado, que también debe hacerse bastante, incluso puede empezar a pegarse un poco en el fondo de la caldera.



Cuando el refrito ya está, añadimos las dos papas peladas y cortadas en cuadros, no muy grandes para no tener que estar partiéndolas en el plato y les damos una vueltas con el refrito.


Finalmente echamos las habichuelas y el agua de haberlas guisado, podemos ir poniendo agua según vamos viendo cuanta necesita. Hervimos a fuego medio hasta que las papas estén hechas y listas para comer. 


Se puede añadir un poco de colorante


domingo, 27 de diciembre de 2015

Ensalada de ahumados

Para la mayoría de los Morales, uno de los días preferidos es el día de Navidad, nos reunimos todos los que podemos, normalmente alrededor de 100 personas. 

En nuestras comidas el momento más importante es el postre, en muy raras ocasiones faltan el  bombón gigante, el bienmesabe, el tres sabores, los huevos moles...

En general, somos todos de buen comer y para empezar por algo "más ligero" hace ya unos años esta ensalada es otro habitual este día. Es ideal para comenzar con la primera cerveza o la primera copa de cava.



Ya verás que esta receta si es fácil fácil... así que anímate a hacerla.

Cubrimos el fondo de una bandeja grande con tomates naturales rallados, los tomates deben estar bien maduros, ponemos un poco de sal fina. Cubrimos el tomate con las lonchas de los ahumados que queramos o que consigamos. Yo normalmente pongo trucha, bacalao, arenque y salmón. Terminamos con un chorrito de aceite de oliva y a comer.



** Alguna vez he puesto mitades de tomates cherry en lugar de tomates rallados.
**Los ahumados vienen al vacío en láminas finitas, yo prefiero sobre el mismo cartón dónde vienen, pasar un cuchillo y hacer tiras más finas, así es más cómodo a la hora de servirnos.